martes, 10 de mayo de 2011

Capitulo 23 - Ningun Humano Implicado

Capítulo 23 

HARD CORE

Traducido por: Pau Belikov

La puerta se abrió detrás de un mostrador de ventas. Mi mirada fue a la caja fuerte gris debajo de él.

"Incluso tú no puedes romper eso para abrirlo," le susurré.

"No debería ser necesario. Imagínate que eres Botnick…"

"Mejor no."

Él sonrió. "Solo para la suposición. Si esta tienda es robada, ¿dónde será el primer lugar al que un ladrón serio irá, después de la caja registradora?”

Le señalé la caja fuerte.

"Así es, mientras que puedes mantener los archivos, controles y mercancías valiosas allí, no es el lugar para cualquier cosa que no sea fácil de sustituir, incluyendo elementos que no puedes informar a una compañía de seguros."

"Como un libro de hechizos, un diario de rituales o una lista de contactos. ¿Es ese el tipo de cosas que estamos buscando?"

Él asintió con la cabeza. "Los documentos, principalmente. Libros, revistas, correspondencia, listas de contactos, todo lo relacionado a la magia o a su culto. Voy a buscar en su oficina. ¿Podrías tomar la tienda?"

"Lo haré."



La zona del escaparate del medio parecía una mezcla de ocultismo y parafernalia de S y M, fetiches de todo, desde magia a juguetes para los fetichistas. Muy pocas cosas en ambos casos. Un mural de esposas, desde metal o goma hasta de caramelo. Una biblioteca de títulos –Misterios Ocultos Revelados y Rituales para principiantes- el tipo de textos que encontrarías en una librería normal. Un estante de látigos que más bien parecían aparatos de tortura. Velas, amuletos, cálices, incluso un escaparate de té de hierbas orgánico hecho por una Wiccana local.

Mantuve mi linterna hacia abajo, para que la luz no se pueda ver a través de la esfumada ventana frontal, mientras daba vuelta a través de algunos artículos. Bajo el escaparate, me encontré con armarios, pero todos estaban desbloqueados y solo contenían artículos adicionales de los temas ya vistos.

A la izquierda había una puerta cerrada marcada con Empleados Solamente. No era un cuarto de baño, el cual ya había encontrado. No era la oficina -Jeremy estaba allí. Me acerqué e intenté con la manija. Bloqueada.

"Jeremy?" - Susurré. "Tengo una puerta cerrada."

Salió de la oficina, se acercó y se inclinó para comprobar la cerradura.

"Parece listo como para una buena, fuerte torcedura—" Comencé.

Él levantó un llavero.

"—O la llave", termine yo cuando él probó con una.

"Hace que nuestra entrada sea menos obvia. Las encontré en la caja registradora. La oficina estaba cerrada, así que creo que debería haber una para—" La cerradura hizo clic. "esta".

Él abrió la puerta. Tono negro. Miró alrededor de la esquina, los ojos reduciéndose a medida que se esforzaba por ver, su visión de noche probablemente era tan buena como mi linterna. Yo le toqué el brazo.

"Ya lo tengo”, dije.

Una pequeña sonrisa. "Lo siento. Sólo curiosidad."

Él se retiró y regresó a la oficina.

Entré por la puerta en un espacio no más grande que un armario y prendí la luz, con cortinas a ambos lados. Escogí la de mi derecha y tiré de ella hacia atrás. Dentro había un área de almacenamiento más grande, tal vez tan grande como a la que había entrado primero. Estaba llena de estanterías llenas de cajas y tarros.

Levanté la vista a un frasco grande y salté hacia atrás. En el interior, había un feto flotando en líquido para preservarlo. Recorrí las botellas. Sobre todo las que contenían partes del cuerpo. Parecían órganos. Pasé la linterna por una caja. Estaba llena de bolsas, conteniendo cada una un trozo seco de algo... o alguien.

Todas las bolsas y frascos estaban etiquetados, pero sólo con números de referencia. El código estaba probablemente en la oficina. Me gustaría obtener a Jeremy para que mirase, pero primero tenía que revolver las bolsas, tratando de ignorar un par de ojos flotantes que miraba hacia mí.

Los pedacitos secos los podía manejar –lo estuve haciendo toda mi vida. Era difícil saber cuántos de estos eran humanos. Muchos eran sólo indistinguibles, arrugadas piezas grises. Algunos claramente no eran humanas: un ala de murciélago, una cola peluda, una oreja en punta. Hice a un lado una bolsa de dientes afilados, probablemente de roedores. Debajo había algo definitivamente humano: un pulgar. Lo levanté. Incluso seco y arrugado, obviamente era de un adulto.

Me asomé en la caja. Debajo de donde había estado el pulgar había un tubo de la piel seca. Demasiado grande para ser un dedo. Levanté la bolsa a la luz, para tener una mejor vista y sí, humano. Masculino. Definitivamente no era algo que encontrarías en mi bolsa de pedacitos de cuerpo.

Miré las filas de cajas y tarros. Tiempo de trasladar a Jeremy. Mientras me resguardaba, mi talón quedó atrapado en algo y miré hacia abajo. Era un lugar extraño para una alfombra. Retiré mi talón a un lado para revelar una madera establecida en el concreto. Me incliné y quité la alfombra. El polvo voló. Mientras tosía, pensaba en los pedacitos secos y esperaba que se tratase de polvo.

Debajo de la alfombra había una trampilla. Con bisagras. Una manija empotrada. Sin bloqueo evidente. Agarré la manija y le di un tirón de experimentación. Nada. Tiré con fuerza. La puerta se abrió. Una escalera se extendía en la oscuridad. Incluso con la linterna, todo lo que podía ver era una manga estrecha.

Definitivamente tiempo de traer a Jeremy.

Cerré la puerta de la trampilla.

Al empujar la cortina, me acordé de la habitación de enfrente. Debía mirar allí, para que yo pudiese decirle que había revisado todo. Abrí la otra cortina y... miré fijamente. Un casco de metal me devolvió la mirada.

De metal negro mate con agujeros de nariz pequeña, ojos y boca sólidos. Tenía una bisagra a un lado y un bloqueo en el otro. Pensé que se cerraba encima de mi cabeza e instintivamente me quedé sin aliento.

Saqué mi mirada del casco y miré a su alrededor. Era otro almacén, con estantes y ganchos, surtido no con partes del cuerpo, pero si con artefactos de esclavitud. La habitación apestaba con el olor maduro de piel y el sudor acre y algo vagamente familiar. Orina.

Mientras ya me retiraba, mi mirada fue a un látigo que no guardaba ninguna semejanza con los juguetes en el frente. De cuero trenzado, con las trenzas deshechas al final, cada hebra terminaba con una pesa de metal. Los filamentos teñidos de oscuro. Sangre.

Me consideraba con experiencia sexual. Mucha experiencia sexual, para mí, el sexo ha sido siempre el entretenimiento. Sin embargo, mirando por encima de los estantes, me sentía como una niña de convento.

"Creo que podemos asumir con seguridad que no vamos a encontrar ninguna respuesta en eso”, murmuró Jeremy en mi hombro.

Salté, lo cubrí con una pequeña risa. "Cosas de miedo, ¿eh? La mayor parte de ellas, no puedo sino adivinar para lo que se utilizan. Y algunas de ellas, no quiero ni adivinar. Solo el casco es suficiente para darme pesadillas". Dejé caer la cortina. "Yo sólo iba a por ti. He encontrado un par de cosas ahí". Señalé a la otra cortina.

"Bien. Espero que hayas tenido más suerte que yo."

Él apartó la cortina y escrutó los estantes, frunciendo el ceño.

"Partes, secas y en formol," dije. "Y para mí, una forma menos perturbadora que lo que hay en la otra habitación. Este material -los pedacitos secos por lo menos- son lo mío. He identificado algunos de ellos. La mayoría parecen ser de origen animal." Levanté el ala de murciélago. "Unos pocos ocultos en el fondo obviamente son humanos." Levanté un poco más: el oído, el dedo del pie, los dientes y el "tubo".

Jeremy frunció el ceño hacia el tubo. "¿Qué es? Ah, ya veo."

"Masculino".

"Parece que sí”.

"Y casi adulto sin duda, a pesar de la contracción." Yo señalé con la mano los frascos. "Yo no soy tan buena con el formol y menos en esas partes. Eres mejor en anatomía, así que estaba esperándote para que las pudieras identificar."

Echó un vistazo al estante. "La mayoría son órganos, principalmente de animales, aunque no siempre es fácil de decir."

Levanté la mirada hacia el feto flotando. "Y eso?"

"Cerdo".

"Menos mal."

Corrió un par de frascos a un lado con su mano enguantada, para obtener un vistazo a los que estaban detrás de estos.

"Antes de que te involucres demasiado en la identificación, hay algo más que debo mostrarte."

Señalé con la linterna hacia la trampilla.

"Ahora, eso es prometedor". La abrió y miró hacia abajo.

"¿Ves algo?"

"No sin bajar." Se dio vuelta y comenzó a hacer precisamente eso.

"¿Estás seguro de que deberíamos hacerlo?"

Hizo una pausa. “Tienes razón. Es mejor que esperes aquí".

Eso no era lo que quería decir, pero ya había desaparecido en la oscuridad.

Me arrodillé y me apoyé en el agujero.

"Jeremy?" Alumbré con la linterna.

"No," dijo. "Quédate—"

"Toma esto. Todo lo que estoy haciendo es estar aquí".

Se acercó un par de escalones y tomó la linterna, luego desapareció, y la sala quedó a oscuras. Muy oscuro. Levanté mi mano y no la podía ver.

Traté de no pensar en los globos oculares suspendidos con la vista fija en mí.

Un pensamiento al azar cruzó por mi cerebro. ¿Existe alguna posibilidad de reanimar esos pedacitos...? ¿Por accidente? Traté de no pensar en ello pero, por supuesto, más pensamientos vinieron, las imágenes intermitentes de pasadas películas de terror de clase B, esos pedazos y piezas volviendo a la vida—

Tonto, por supuesto. Un nigromante debía ser lo suficientemente fuerte para traer un cuerpo completo a la vida. No era el tipo de cosas que se podían hacer por accidente -gracias a Dios. Y si un zombi pierde una parte del cuerpo -lo que tienden a hacer, con la putrefacción y todo- estas no se quedan con vida, arrastrándose a lo largo por su propia voluntad. Pero, ¿cuánto de un cadáver tiene que ser dejado para ser levantado? ¿Una cabeza es suficiente? ¿Había alguna cabeza en los tarros?

Una luz brilló en el agujero. ¿Jeremy volvía? La luz se balanceaba de nuevo. Metí la cabeza hacia abajo lo más que pude sin caer de cabeza, pero la escalera se extendía por un conducto de por lo menos cuatro pies de largo. Me giré y puse mi pie en el primer peldaño. Sólo un vistazo rápido.

Mis dedos de los pies se salieron del escalón y tuve que coger el borde de la escotilla para no caer.

Sin embargo, otra razón por la cual los tacones eran una muy mala idea. Tal vez si me los quitaba... No, probablemente errase los peldaños en la oscuridad y aún cayese por la escalera.

Alguien se echó a reír. Quede inmóvil. Una sorda voz masculina. Fantasmas? Un traqueteo, a continuación, el crujido de una puerta que se abre, el cascabeleo de las llaves contra el acero.

"Creo que somos los primeros aquí."

"Eso parece." Una mujer. "Oh, aquí viene Eric."

Bueno, no fantasmas. Lo que es peor. Me apoyé en la escotilla, para llamar a Jeremy, a continuación me congelé, imaginando la puerta abierta a sólo unos metros de distancia. Sintiendo mi salida, me fui a través de la cortina, luego me deslicé detrás de la puerta entreabierta.

"¿Dónde está el interruptor de la luz?" -preguntó la mujer.

"Al lado de la puerta principal."

"Ah".

Me alivié al ver que la puerta del almacén trasero estaba cerrada, con calma gire la manivela y cerré la puerta con un suave clic.

"Hágase la luz. Oye, Eric..."

Cuando las voces continuaron, corrí de nuevo a la puerta de la trampilla, con las manos estiradas, sintiendo mi camino en la negrura. A medida que la cortina me hacía cosquillas en los dedos, me detuve. ¿Debería haber cerrado la primera puerta? Yo no había sentido un mecanismo de bloqueo cuando la había cerrado. ¿Se necesitaba una llave para volver a abrirla? O, peor aún, se cerraba de forma automática, y ¿nos acaba de encerrar?

No había tiempo para comprobarlo. Empujé más allá de la cortina, a continuación, me detuve cerca cuando me imaginé a mí misma cayendo a través de la escotilla. Me agaché y tantee mi camino a seguir. Un parpadeo de la luz desde abajo respondió a mi pregunta.

Antes de que desapareciera, yo encontré y me apoderé de la apertura, luego metí la cabeza en el agujero.

"¿Jeremy?" -Susurré.

Mi voz se hizo eco en el conducto. No hubo respuesta desde abajo.

Más risas y más voces desde la tienda. ¿Por qué hay gente que viene aquí después de la medianoche?

Uh, probablemente porque el propietario de la tienda es el jefe de una secta de sexo. Ellos no celebran sus reuniones un sábado por la tarde en la biblioteca.

"¿Jeremy?"

Mi voz rebotó de nuevo en torno al agujero, tragada por la mala acústica.

Una voz sonó a las afueras de la puerta -la puerta de la bodega que contiene la magia y artefactos de servidumbre necesarios para un apropiado encuentro sexual del culto.

Encontré la escalera. Di dos pasos hacia abajo. Hice una pausa. Tal vez se irían de copas o algo primero. Aflojar las inhibiciones. Siempre funciono para mí.

Llaves se sacudieron, y luego se deslizaron en el ojo de la cerradura trastera. Yo agarré la tapa de escotilla con una mano y la alfombra con la otra, y cerré la puerta poniendo la alfombra sobre ella. No sería perfecto, pero debía pasar para una mirada casual.

Me apresuré a bajar la escalera, mis dedos de los pies de alguna manera hicieron su trabajo para mantener su tracción hasta que llegué a la parte inferior.

La luz errante volvió a mi camino. Levanté mi dedo a los labios y corrí hacia adelante, mis talones haciendo clic en el hormigón. Me detuve para tirar fuera. Cuando levanté la cabeza, Jeremy estaba a mi lado.

"Hay gente", dije en voz baja, apuntando hacia arriba.

Una maldición suave. Miró hacia arriba, haciendo el esfuerzo de escuchar, y luego sacudió la cabeza. El suelo debe haber sido muy grueso.

"Hmmm, ¿qué tenemos aquí?" una voz susurró en la oscuridad.

Salté, pero Jeremy parecía imperturbable. Tomé la linterna de él e iluminé a su alrededor. Un corpulento hombre de mediana edad, con el mentón hundido caminó a través de una pila de cajas, la mirada fija en mí.

"Una pelirroja. Muy bonita."

"¿Quién eres tú?" -Susurré.

El hombre se detuvo, entrecerrando los ojos, como tratando de averiguar quién estaba hablando. Jeremy me miró y frunció el ceño.

"Fantasma", le susurré.

"Fantas—" el hombre comenzó, a continuación, frunció los labios. "Nigromante. Trató de engañarme con esa linterna, ocultando su resplandor. Si usted está aquí para que reportarme…"

"¿Reportarlo por qué?"

Dejó caer su mirada. "Nada."

"Pregúntale si no hay otra salida", dijo Jeremy.

"¿Salida?" el fantasma, dijo, al oírle. "Ahora, ¿por qué quieres irte?" Él me enseñó los dientes en una sonrisa desagradable. "Creo que realmente vas a disfrutar."

Eché la luz alrededor. Estábamos en medio de un gran sótano como una habitación con piso y paredes de concreto. A mi izquierda, algunos símbolos ocultos habían sido pintados en el suelo... justo al lado de una hilera de ganchos incrustados en el hormigón. Había más ganchos en las paredes.

Me volví hacia Jeremy. "Creo que sería mejor que encontrásemos nuestro propio camino. Rápido."

”De acuerdo, pero... "

Miró a su alrededor. Seguí su mirada. Una habitación individual, sin puertas o pasillos adyacentes.

Me volví hacia el espíritu. "Hay una salida, ¿no?"

Él sonrió.

"Hay una," le dije a Jeremy. "Probablemente oculta detrás de estas cajas y cajas".

"No la van a encontrar", dijo el fantasma con una voz cantarina. "Está muy bien escondida. Y bloqueada. Mejor dense por vencidos ahora."

Jeremy se dirigió hacia la pared y me hizo señas. "Anda por ese camino. Mantente a lo largo de la pared. Si necesitas mover cajas, solo susúrrame."

Asentí con la cabeza y nos fuimos en direcciones opuestas.

Cajas y cajas de diversos tamaños estaban en todo el perímetro, algunas apiladas hasta el techo. Yo até los zapatos juntos y los colgué encima de mi brazo, luego comencé a moverme a lo largo de la pared, en busca de cualquier tipo de puerta.

"Buen culo", dijo el fantasma mientras seguía detrás de mí. "No es demasiado grande, no demasiado firme. Te gusta usarlo, ¿no? Pones ese meneo extra en tu caminar, burlándote de todos los chicos."

Llegué a la primera pila de cajas. La brecha detrás de ellas era lo suficientemente grande como para deslizarse a través, por lo que lo hice.

"¿Sabes lo que me dice?" el fantasma continuó. "Me dice ‘Me muero por que me tires encima de una mesa, levantes mi falda y—'"

No dejaba de hablar. Dejé de escuchar.

Llegué a una caja de cuatro pies -empujé contra la pared. Agarré de los lados. No se movió.

"¿Jeremy?"

Él estaba a mi lado antes de que pudiera susurrarlo de nuevo. Levantó el peso y la caja fue trasladada.

"¿Es así como te gustan, cariño?" el fantasma, dijo al mirar detrás de la caja. "¿Los hombres fuertes? Hombres dominantes? Machos alfa?”

Yo escupí carcajada en la última. El fantasma me fulminó con la mirada, esta obviamente no era la respuesta deseada. Jeremy me miró y arqueó una ceja.

"Sólo el fantasma” dije mientras me movía a lo largo de la pared.

"¿Te está molestando?"

"No, sólo algún viejo pervertido que espera para el show de sexo."

Los labios del fantasma se curvaron. "Si yo estuviese vivo, te enseñaría buenos modales. Primero te—"

"Estoy segura de que hay muchas cosas que me harías si estuvieras vivo, pero viendo que no lo estás, supongo que lo pagas con una eternidad para ver y..." hice un gesto de sacudirse.

Jeremy se echó a reír. El fantasma comenzó a escupir amenazas e insultos. Lo desconecté y seguí tanteando a lo largo de la pared.

"Ya lo tengo”, dije mientras Jeremy sacaba de la luz una pila de cajas para mí. "Tú vas a la espalda."

La cabeza de Jeremy se disparó, con la mirada volando a la escalera. Una risa sonó por ella. Me agarró del brazo y miró a su alrededor.

"Ahora estas dentro, perra", rió el fantasma. "Un prisionero real. A ellos les gustará eso."

Yo oscilé la luz de la linterna alrededor y me detuve en una montaña de cajas a nuestra izquierda.

FIN DEL CAPITULO
domingo, 8 de mayo de 2011

Saga Vampiros Sureños Parte 02

10 - Una muerte en la familia
A dead in the family

Sookie Stackhouse por fin ha sentado la cabeza en una relación con el vampiro vikingo Eric, y su hermano errante Jason parece tener su vida en orden también. Pero todo el resto de personas de la vida de Sookie – el propio Eric, su anterior amante Bill, su amigo y jefe Sam – están teniendo problemas familiares. El creador de Eric aparece con el ‘hermano’ de Eric, el débil Bill sólo puede ser curado por un hermano de sangre, y la boda del hermano de Sam está a punto de celebrarse… o se celebrará?

La confusión creada por la salida de los de doble-naturaleza todavía tiene que asentarse; algunas personas todavía no están preparadas para sentarse a cenar con alguien que se convierte en perro. Y la misma Sookie todavía se está recuperando de su último calvario. Está mejorando, física y mentalmente, pero a partir de ahora siempre tendrá momentos oscuros. Los hombres lobo le dicen que han habido visitantes extraños y siniestros en los bosques de Stackhouse y ahora Sookie está a punto de enfrentarse cara a cara con uno de sus más distantes familiares…




11 - Dead Reckoning


Con su habilidad de meterse en problemas, Sookie es testigo del bombardeo del Merlotte’s, el bar donde trabaja. Desde que ahora se sabe que Sam Merlotte tiene dos naturalezas, la sospecha cae inmediatamente en los anti-cambiaformas de la zona. Sin embargo, Sookie sospecha otra cosa, y ella y Sam trabajan juntos para descubrir al culpable y el motivo para el ataque. Pero su atención se divide. A pesar de que no puede “leer” la mente de los vampiros, Sookie conoce muy bien a su amante Eric Northman y a su “niña” Pam. Se da cuenta de que están conspirando para matar al vampiro que es ahora su maestro. Poco a poco, ella se introduce en la trama, que es mucho más complicada de lo que ella sabe. Atrapada en la política del mundo de los vampiros, Sookie se entera de que ella es sólo un peón como cualquier humano común y que hay una nueva reina al mando…

viernes, 6 de mayo de 2011

Capitulo 22 - Ningun Humano Implicado

Capítulo 22: DISCIPULOS DE ASMODAI
  Traducido por: Pau Belikov

Hope había encontrado las direcciones del trabajo y la casa de Botnick. Jeremy, con su nuevo celular de prepago, se dirigió hacia una expedición de seguimiento. Me invitó a ir, pero pensé que sólo estorbaría en el camino. La caza era su área. Yo me quedaría atrás con Hope desenterrando detalles sobre los nombres que la sociedad Ehrich Weiss nos había proporcionado.
Fuimos a su oficina. No había necesidad de preocuparse de ser atrapadas investigando cultos de S y M en la computadora en red en la oficina de trabajo de Hope, quien había sido elogiada por conseguir poner esfuerzo extra.

Nadie más estaba trabajando horas extras. La oficina era apenas más grande que su apartamento, y no tan limpia. Olía a café quemado, burritos rancios y ceniceros rebosantes que demostraban la poca atención que prestaban a la prohibición estatal de no fumar en el lugar de trabajo.

Había una habitación semiprivada, presumiblemente para el editor. En el área principal, una mesa central estaba cubierta de papeles, impresoras y máquinas de fax. De cuatro a seis escritorios estaban atestados a lo largo de las paredes - era difícil decir el número exacto, los documentos estaban derramados de una superficie a otra, y los cables serpenteaban en todas partes.

Mientras elegíamos nuestro camino a través de la selva de cables, Hope explicó que algunos de los funcionarios trabajaban en la oficina. La mayoría pasaba sus días en las calles, buscando la última infidelidad de una celebridad o rumores de cirugía plástica.

Recién nos habíamos establecido cuando Jeremy llamó para decirme que había encontrado a Botnick cerrando su tienda. Iba a seguirlo y ver a dónde iba.

Cuando colgué, Hope estaba escribiendo rápidamente en el teclado. Eché un vistazo a una pila de papeles. La de arriba parecía una copia impresa editada de un artículo con su línea de autor.

"¿Puedo...?" Señalé con la mano el artículo.

"Disfrútalo. Ah, y creo que tenemos que traer a ese caso en concreto a la atención del consejo de inmediato.

Definitivamente es una amenaza potencial".

"¿Demonios transmisores en los implantes de senos?"

"Hey, al menos no son extraterrestres transmisores. No tienes idea de lo enferma que estoy de los avistamientos extraterrestres, los implantes, los secuestros... nunca termina. Pero ¿los demonios? Eso es mucho más raro. Es evidente que el conjunto 'impregnación de las mujeres humanas y la creación de una raza superior para dominar el mundo' no funciona para ellos. Si yo soy lo mejor que pueden hacer, el apocalipsis está en serios problemas. Como un plan de copia de seguridad, el control de las mujeres de pechos grandes, no está nada mal"

"Comienza con mensajes subliminales en Hustler. Su forma de trabajo para Playboy... Lo puedo ver."

"Si alguien puede reducir a los políticos en este país, es la mujer caliente con los implantes de senos".

Yo me reí. "¿Algún caso más para el consejo en esta lista?" Pregunté, apuntando a la pila.

“Nah. Hay un artículo sobre un cadáver encontrado con marcas de los colmillos. Cassandra y Aarón sospechan que es el asesinato anual de un vampiro. Están investigando, y le darán por descuido una palmada en la muñeca, pero dijeron que no me moleste en la historia del asesinato. ¿Cadáveres con marcas de los colmillos? Paso. E incluso si mi editor quisiese que investigase para hacer un artículo en toda regla, yo lo convencería de que no valía la pena. Eso es todo lo que hago, no tanto la supresión real de historias sobrenaturales como restando importancia a ellos y, en la mayoría de los casos, como este, no es necesario"

"Debe ser un trabajo interesante...."

Ella sonrió. "Oh, vamos. Dilo. Hortera es la palabra."

"Estás hablando con una mujer que pretende contactar con los muertos y devuelve el mismo mensaje cada vez. Hortera es mi vida."

"Divertido, ¿no?"

Sonreí. "Sí. Sí, lo es."

Hablamos de su trabajo mientras continuaba la búsqueda de información, la multitarea como un profesional. Después de una media hora, Jeremy volvió a llamar para decir que estaba fuera de la casa de Botnick. Habría de vigilar durante una hora o así, y ver si esto era sólo una parada en boxes o si el hombre se estaba asentando en la noche.

A las nueve y media, Jeremy se registró. Botnick – quien vivía solo- había comido, y ahora estaba frente a la televisión. Como parecía probable que se quedase en casa por un tiempo, Jeremy decidió que era una buena oportunidad para echar un vistazo más de cerca a su tienda. Me pidió que le pase con Hope.

A petición suya, ella hizo un zoom en una fotografía aérea de la tienda Botnick, y luego le transmitió su trazado y posibles puntos de entrada.

"¿Así estás haciendo un poco de B y E*?” ella dijo. "Lástima que Karl está en Massachusetts."

Hizo una pausa.

"Ah, Arizona esta semana, ¿verdad? Me alegro de que alguien sepa dónde está el hombre. Sin embargo, si lo necesitas le dices a que distancia estas y traerá su culo por aquí. Cualquier trabajo que esté haciendo él no necesita el dinero y esto es más importante".  Ella tipeo en su teclado. "Hablando de ayuda, ¿podrías utilizar la nuestra? Podemos estar en—"

Hizo una pausa. “No, entiendo, pero podría ayudar. Karl me ha enseñado unas cuantas cosas sobre un lugar encubierto - exclusivamente por información, por supuesto- y estoy segura de que unos ojos extra serían muy útiles".

Otra pausa. Ella se mordió los labios, los ojos bajos mientras escuchaba.

“Lo sé, pero me encantaría ayudar, con riesgo o sin riesgo. Oye, si las cosas van mal, hasta puedo tomar la caída por ti. Yo soy una ambiciosa periodista sensacionalista, nadie va a preguntar por qué estoy irrumpiendo en un lugar como ese. Además, es la experiencia, ¿no? Si yo estoy ayudando al consejo, tengo que construir mi arsenal de habilidades, legales y de otra manera".

Había una nota de cachorro escrito en su voz. Me recordaba a Paige, siempre en medio de las cosas, tomando cualquier riesgo para ayudar a los demás. Frustrada  por horas de investigación, me encontré compartiendo su entusiasmo, incluso la adscripción lo suficientemente alto como para que Jeremy escuchara.

Después de un momento, ella me sonrió, lanzó un pulgar hacia arriba, y luego me devolvió el teléfono. "Quiere que nos encontremos con él en la parte de atrás de la tienda en noventa minutos. Eso le dará tiempo para primero encontrar una manera de entrar."

Se volvió de nuevo a su equipo, continuando con la lista.

"Así que Karl Marsten te da consejos de quebrar y entrar?"

"En contra de su voluntad. No le gusta que yo haga cosas por el estilo. Pero tenemos un acuerdo. Me enseña B y E y cocino para él. Sabes hombres lobo." Ella sonrió. "Darle de comer bien y a menudo, y puedes ganar alguna discusión".

Yo deseaba que fuera tan fácil con Jeremy. Para él, la comida era sólo combustible. Lo que estaba bien conmigo, ya que la cocina -como la mayoría de las habilidades domésticas- no era de mis puntos fuertes.

"¿Así que supongo que tú y Karl están juntos?"

“Nah. Sólo amigos". Ella imprimió una página. "Es bastante extraño. Yo soy un medio-demonio con ilusiones de lucha contra la delincuencia. Él es un ladrón de joyas hombre lobo. Lógicamente, no deberíamos ser capaces de soportarnos uno a otro. Pero como amistad, funciona." Envió a imprimir de nuevo, entonces empujó hacia atrás la silla. "Bueno, vamos a ver lo que tenemos."



Estabamos sobre la hora cuando el teléfono de Hope sonó. Cuando miró la pantalla, maldijo en voz baja, vaciló, luego pareció pensarlo mejor y contestó. Una serie de "uh-huh", seguidos, con una caída de hombros con cada uno.

Después de escuchar a la persona que llamó por lo menos treinta segundos, dijo: "¿Podría esperar hasta mañana? Estoy sobre una pista caliente esta noche"

Pausa.

"Aún en las primeras etapas, pero se trata de rituales de magia"

Pausa.

"Sé que hemos cubierto ese nuevo club Voodoo que abrió el mes pasado, pero esto es diferente"

Pausa. Ella cerró los ojos, suspirando en voz baja.

"Sí, sí, estoy segura de que un 'Pie Grande en LA" no es una historia que pasa a menudo, pero-"

Pausa. Un suspiro profundo.

“Muy bien, estoy en ello".

Cuando colgó, le dije, "¿Pie Grande?"

"Al parecer, ha sido visto cortar a través de un callejón cerca de un club nocturno."

Hice una pausa. "Odio tener que decírtelo, pero es probablemente—"

"¿Un tipo de promoción de una nueva película? O 'Monster Pizza'? Lo sé. Lo mismo hace mi editor. No importa. El punto es que varios testigos afirmaron haber visto a Pie Grande. Eso es indiscutible. Así que salgo, entrevisto a algunos trasnocheros apedreados, recojo algunas fotos de teléfonos celulares del monstruo y escribo algo bajo el título de '¿Pie Grande marchando en Los Angeles´?”

"Ya veo."

"Es el signo de interrogación lo que hace la diferencia. No estamos diciendo que estuvo en Los Ángeles sólo que pretendieron verlo."

"Uh-huh."

"Periodismo tabloide: cuando la verdad viene con muchas lagunas, sabemos cómo explotar cada una de ellas."

Apagó su computadora. "El club está de camino hacia el lugar de Botnick. Podemos compartir un taxi. Voy a azotar a través de esta historia de monstruos, y luego volar de vuelta con ustedes para ayudarlos."



Hice que el taxista me dejara a una cuadra de la tienda, por si acaso Botnick reportaba el robo más tarde. Cuando escanee el camino, bordeado de casas de empeño y salones de masaje, me di cuenta de que estaba siendo demasiado cautelosa. Los robos en este barrio no garantizaban  más que una caída de la policía. Incluso si alguien hacia un lienzo de las bajadas de las  compañías de taxi, me parecía sospechoso sólo que alguien buscase un masaje en el cuerpo durante la noche. Dándoles lo mejor.

Mis tacones resonaron como una sirena llamando a los posibles ladrones. Caminé más lento, tratando de amortiguar el sonido. En lugar de preocuparme por dejada demasiado cerca de la escena, yo debería haber estado considerando la conveniencia de usar tacones altos en un B y E.

Detrás de mí, un coche dio vuelta a la esquina, acelerando el motor. Caminé más rápido. La entrada al estacionamiento de la tienda estaba a menos de unos pocos metros. Era mejor llegar antes de que el auto que venía me alcanzase o que pueda sufrir la humillación de ser confundida con una prostituta al alcance del oído de Jeremy. Hice un botón y caminé más rápido.

"¿Jaime?"

Salté. Jeremy salió de un hueco, con su mano hacia mi brazo para estabilizarme. Le golpee con los nudillos.

"Estamos acampanándote. Te lo juro."

Él sonrió, y luego escaneo la calle. "Es Hope la que viene?"

"Pie Grande se la llevó." Le expliqué. "Pero ella va a llamar si termina en la próxima hora o menos."

Dejé que me guiara por la acera. "¿Sabes ya como entrar?"

Él asintió con la cabeza. "Botnick parece ser el tipo que se basa más en las puertas de acero y las barras que en alarmas. Probablemente sabio en un barrio como este."

"Pero no es muy inteligente si el artista ladrón tiene una fuerza sobrehumana."

"Hmm. Aun así no es fácil, pero encontré una manera."

Él me dirigió en un estacionamiento de grava entre dos edificios, cada pared salpicada con más carteles de No Estacionar que lugares para hacerlo. Parecía apenas lo suficientemente grande como para que entren un par de coches y un camión de reparto, uno pequeño.

La luna llena brillaba en una multitud de charcos. Una esfera de color amarillo brillante con no demasiadas jirones de nubes sobre ella. Miré a Jeremy, pero sabía que la luna llena significaba poco para él. Los verdaderos hombres lobo tenían la necesidad de cambiar de forma al menos una vez al mes, y lo hacían a su demanda, no con las fases de la luna. Él había dicho una vez que a menudo aprovechaba las lunas llenas para cazar, pero sólo porque era más fácil de ver.

Cogí un movimiento en las sombras. La cabeza de Jeremy se volvió hacia ellas, su mano agarrando mi brazo con más fuerza, tirando de mí hacia atrás como si me cubriese. Un gato se escabulló entre los contenedores de basura. Al vernos, se congeló. Su piel naranja hinchándose y silbó, un felino como una bola de fuego, brillante contra la oscuridad. Jeremy hizo un ruido profundo de su garganta. El gato huyó, sus patas escarbando contra la grava, en una carrera de fuego para protegerse.

Me giré para decir algo, pero Jeremy estaba explorando el lote, los ojos entrecerrados, asegurándose de que el gato era el único intruso. Su mano aún se apoderaba de mi brazo y me mantenía tan cerca que podía sentir el latido de su corazón contra mi hombro. Su rostro estaba tenso y cuidadoso, la boca en una línea delgada, el pulso en el cuello palpitante.

Cuando pasó, aflojó el agarre y me frotó el brazo, como un reflejo tranquilizador, su mirada y su mente aún ocupadas comprobando por el peligro.

Un último análisis, entonces su mano se deslizó a la compresión de la mía, me dio una sonrisa torcida, como si no le gustase ser atrapado haciendo algo que viene naturalmente a un hombre lobo, pero podría parecer extraño para mí.

Él me llevó hasta la última puerta. Era de metal sólido, y pude ver ninguna señal de abierto, sin embargo, la placa de plástico de entregas como una campana confirmaba que se trataba Atrum Arcana, tienda de Botnick.

"¿Cómo consegui-"

Ya estaba caminando junto al edificio y se detuvo en una caja de madera con una tapa con bisagras. Un cubo de basura, a juzgar por el olor y los charcos que rezumaban por debajo. Se inclinó, consiguió empujar la caja y la arrojó lejos de la pared. Detrás de ella había una ventana con una rejilla de barras apoyada junto a ella.

"No creo que ya hubiese estado convenientemente retirada", susurré.

Él negó con la cabeza.

"Impresionante".

Un encogimiento de hombros agraciado. "No la puso muy bien. Más para mostrar el resultado, yo apostaría. Probablemente piensa que con ocultar la ventana de seguridad es suficiente. No fue un gran desafío".

"Suenas decepcionado."

Una risa suave. Hizo un gesto para que me acercara a la ventana abierta. Cuando él me entregó una linterna, me di cuenta de que llevaba guantes.

"Sólo traje un par, soy temeroso", susurró. "No muy bien preparado".
"Compraste guantes y una linterna. Me presenté con una falda y tacones. ¿Quién no está preparado?"

"Allanamiento de morada estaba apenas en nuestras mentes cuando te recogí en la casa."
"Tal vez sea así, pero la próxima vez, estarán en mi bolsa de embalaje."

Él me ayudó a pasar a través de la ventana. Con la luz de la luna bloqueada por la caja de basura, la habitación era de tono negro. Incluso la única linterna iluminaba un círculo del tamaño de una pelota de baloncesto. Me eché alrededor mientras él se arrastraba detrás de mí
Parecía un armario de almacenamiento. Frente a mí, un estante con lugar para suministros ordenados por mail, pilas de cajas plegadas y bolsas de material de embalaje. A mi izquierda, había una plataforma estrecha con limpiador de pisos, lejía, trapos, abridor de drenaje, veneno para ratas y comida para gatos. Al principio al ver la comida para gatos, la optimista en mí quería decir: "Mira, el hombre puede ejecutar un culto de sexo duro, pero aún alimenta los gatos callejeros del vecindario." Al ver la comida al lado del veneno para ratas, sin embargo, tuve la sospecha de que era más un señuelo que caridad. No se puede ejecutar un culto de magia negra decente sin sacrificar un gato de vez en cuando.
Jeremy estaba asomado a la ventana, poniendo la caja de la basura en su lugar. Cuando me volví, vi que el armario de almacenamiento también funcionaba como cuarto de baño de la tienda. No había señales de un fregadero. Muy sanitario.
Había una pila de material de lectura para el inodoro. Revistas. La de arriba mostraba a una mujer atada y amordazada, sus ojos desorbitados por el terror de estar impotente. A juzgar por el tamaño de sus pechos, sin embargo, ella no estaba completamente indefenso- un cambio de ángulo hacia las personas de la derecha y podría golpear a un hombre.

Jeremy dio un paso a mi lado. Su mirada siguió la luz de la linterna.
Yo susurré: "Algo me dice que los discípulos encuentran más inspiración en esto que en Asmodai*".

Sacudió la cabeza y miró hacia otro lado, disgusto en cada función.

Llegué a la manija de la puerta, luego me detuve e invité a Jeremy a continuar. La abrió, y luego se quitó un guante y me lo pasó a mí. Cuando comencé a rechazarlo, lo empujó en mi mano.

"No se puede buscar algo si no puedes tocar nada."

Me puse el guante. "¿Hay algo más? Las cámaras de seguridad, tal vez?"

Él negó con la cabeza. Eso tenía sentido. En un lugar como este, a la clientela no le gustaría ser captada por la cámara.

Entramos en el interior.



* B y E: break and enter, quebrar y entrar.
* Asmodai es el demonio de la lujuria y por lo tanto responsable de torcer los deseos sexuales de las personas. Se dice que las personas que caen en su culto "serán condenadas a una eternidad en el segundo nivel del infierno”.
lunes, 2 de mayo de 2011

Capitulo 21 - Ningun Humano Implicado

Capítulo 21
LA SOCIEDAD DE EHRICH WEISS 
Traducido por: Pau Belikov

A las cinco y media, estaba de vuelta en Los Ángeles con Jeremy, caminando hacia otro edificio de oficinas, esta vez en una sección mucho mejor de la ciudad. El directorio se poblaba con empresas de contabilidad, bufetes de abogados y otros profesionales de clase. Los ascensores que bajaban estaban abarrotados de trabajadores que huyen, pero subiendo tuvimos uno para nosotros mismos. Esperé que presione el botón de la oficina legal del décimo piso de Donovan, Murdoch y Rodríguez.

"Nuestro contacto es el jefe del grupo", dijo mientras la puerta se cerró. "May Donovan."

"¿Un abogado?" Le dije.

"Estos tipos son profesionales, en todos los sentidos de la palabra. Tenemos un par de abogados, un ministro de la Iglesia Unida, un psiquiatra, una periodista de L.A. Times, un profesor o dos... Todas las personas que toman este tipo de cosas muy en serio y pueden contribuir a la causa de su propia manera. Como May. Ella hace derecho comercial, pero tiene una actividad secundaria ayudando a los clientes timados por fraudes paranormales. No hay mucho dinero en ello, en su mayoría pro bono, creo, pero ella es muy apasionada al respecto. Todos lo son."

Las puertas se abrieron a un vestíbulo calmo, el silencio sólo roto por el agua burbujeante-una fuente fijada a la pared, el agua cayendo en cascada a través de una pila de rocas artísticamente dispuestas. Podía oír hasta el más leve tintineo de música japonesa. Las paredes estaban pintadas en tonos apagados de gris y amarillo. La gruesa alfombra absorbía todos los ruidos. Muy zen.

Aunque ya era más de las cinco, la oficina parecía vacía a excepción de una mujer inclinada sobre el mostrador de recepción, tratando de apretar las teclas y se esforzaba para ver un lejano monitor. Era alta y delgada, tal vez cincuenta años, con el pelo corto marrón canoso, una nariz larga y con gafas de estilo. Ella levantó la vista.

"Me sorprendieron comprobando mis acciones." Su voz era baja y agradable, con un acento que no podía identificar. "Mala costumbre. Sé que sólo se debe esperar a los días malos, pero no puedo dejar de mirar a escondidas". Puso las manos sobre los hombros de Hope en un semiabrazo. "Me alegro de verte."
Hope realizó las presentaciones.

May capturó mi mano en un firme calido agarre. "Jaime Vegas. He leído algo acerca de que usted estaba en la ciudad. Un especial de televisión, ¿no?"

“Sí. En Brentwood. Tratamos de levantar el fantasma de Marilyn Monroe." Rode mis ojos. "Un cliche tan grande como el infierno, pero entretenido...esperemos."

"Estoy segura de que lo será. Yo estuve en un espectáculo suyo en Los Ángeles hace unos años."

"Ah, sí?" yo compuse una risa. "¿Obtuvo satisfacción de mí?"

"No, en realidad estaba acompañando a mi madre. Mi padre había muerto unos meses antes y ella estaba teniendo un mal momento. Nunca había sido una persona religiosa, y creo que lo hizo más difícil. Ella necesitaba..." May frunció los labios, como si buscara la palabra correcta. "Tranquilícese. Sabía de nuestro informe que sus programas lo hacían muy bien. Espiritismo benigno. Tenía la esperanza de que pudiera ayudarla, y lo hizo."

"Oh."

"Te ves sorprendida." Un brillo travieso iluminaba sus ojos negros cuando ella puso una mano sobre mi brazo. "¿Algo así como oír hablar de un defensor de un defensor del antialcoholismo visitando un bar? Piense en nosotros más como MADD. No discutimos que las personas deben alejarse de lo paranormal, sólo que se use de manera responsable. Para el entretenimiento, sí. Para aclarar una mente en duelo, sí. Cuando se convierte en cuestionable es cuando se abusa".

Ella nos llevó a través de la oficina, sin dejar de hablar.

"Dicen que si rascas a un cínico, encontrarás a un idealista decepcionado por debajo. Eso es cierto para muchos de nuestros miembros, incluida yo misma. Algunos de nosotros hemos tenido malas experiencias con los fraudes paranormales. Otros, como yo, están fascinados por los fenómenos paranormales, y decepcionados por nuestra incapacidad para encontrar pruebas de su existencia."

Abrió una puerta y nos introdujo en una oficina grande. "Cuando era niña, me devoraba las historias de brujas, vampiros, hombres lobo, fantasmas... No podía conseguir suficiente. Entonces, en mi adolescencia, empecé 'la búsqueda", como lo hacen muchos. Caza de Espíritus, grupos de lo paranormal, experimentación de la fe, lo hice todo. Nada más que decepción. O eso creía yo, hasta que me di cuenta de que había ganado algo de ello. Conocimiento. Después de haber sido quemada, pude ver a través de las estafas. Junto con algunos contactos que había hecho a lo largo del camino, decidí darle un buen uso a esta experiencia y la Sociedad Ehrich Weiss nació". Nos miró a nosotras. "¿Sabes quién fue Ehrich Weiss?"

Mi mente quedó en blanco y estoy segura de que mi cara lo reflejaba.

"Harry Houdini", dijo Jeremy.

May asintió con la cabeza. "Nuestra elección del nombre refleja nuestra filosofía. Harry Houdini fue, en su tiempo, tanto un demoledor como un buscador. Descubrió muchos fraudes paranormales, y le ofreció diez mil dólares a cualquier medio que pueda aportar la prueba de la otra vida bajo rigurosas condiciones científicas. Sin embargo, había dado a su esposa un mensaje preestablecido para que pudiera ponerse en contacto desde el más allá. Exponiendo los fraudes buscando la prueba."

En la parte posterior de su oficina, desbloqueó una puerta y la abrió. "Y aquí está el santuario interior. Es un poco inquietante la primera vez, así que voy a dejar la puerta abierta mientras busco café. Otros dos miembros de nuestro grupo se unirán a nosotros. Deben estar aquí pronto."

"Inquietante" era una palabra para esto, sobre todo después de la paz zen que llenaba el resto de la suite. Al igual que los cazadores muestran las cabezas que cazan en la pared, este grupo mostró sus trofeos, parafernalia de las estafas que había reventado. Debajo de cada uno estaba un recorte de periódico que anunciaba la quiebra. Yo vi de todo, desde cartas de tarot a una cabeza reducida, una varita de madera a un adornado cuchillo de sacrificio, una foto de "ectoplasma" a un frasco que contenía algo sobre lo que no quería especular.

"¿Son de verdad?" pregunté.

"Depende de tu definición de verdad". Hope miró por la puerta, asegurándose que May no volviese. "Al igual que la mano seca. La Mano de la Gloria. He oído que algunos verdaderos brujos y hechiceros la utilizan, pero no es sino una falsificación. Falsa en el sentido de que no es realmente mágica. No falsa en el sentido de que... bueno, es una mano real".

Eché un vistazo a la cabeza reducida.

"Sí, esa es demasiado real," dijo. "En cuanto a cómo lo sé, vamos a decir que lo tengo por autoridad impecable."

"¿Una visión?" Jeremy le preguntó mientras se sentaba.

Ella asintió con la cabeza. "Me colmó la primera vez que May me trajo aquí. Me succionó derecho al Amazonas y observé como el dueño anterior de la cabeza la perdía".

"Ese es tu poder, ¿no?" dije.  "Ves..."

"Muerte, destrucción y todas esas cosas divertidas. Otros medio-demonios obtienen un poder especial, sin una atracción demoniaca por el caos. Esa atracción es todo lo que tengo. Injusto".

Lo dijo a la ligera, pero su expresión no era tan impertinente. Pensé sobre eso - caminar en un lugar donde una persona murió y no ver el fantasma, pero flashes reviviendo la propia muerte. Verla. Escucharla. Olerla. Vivirla.

Tal vez ver fantasmas no era tan malo después de todo.

May nos presentó a Rona Grant y Flynn Zack, y explicó sus antecedentes.

Rona Grant era una médica investigadora, uno de los miembros fundadores del grupo. En los años ochenta, cuando había considerado una carrera en la psiquiatría, su mentor se había especializado en la recuperación de la memoria del culto satánico. En otras palabras, él tomaría pacientes con un conjunto específico de factores presentes y les "regresaba", para descubrir si habían sido víctimas de abusos de rituales satánicos. Lo que Rona vio en esos períodos de sesiones la había hecho sentir lo suficientemente incómoda para hacer una investigación propia, y se había convertido en uno de los principales defensores del "síndrome de falsa memoria", la teoría que dice que nuestros recuerdos, lejos de ser representaciones del hecho, son una mezcla de realidad y fantasía. El trabajo de Rona y otros demostró la mayoría de las memorias de estas víctimas de culto satánico estaban, de hecho, fantasías inducidas por terapia.

Zack Flynn era un miembro más nuevo, no mucho mayor que Hope –la periodista de L.A. Times que había mencionado. Su fama había sido una serie de reportajes de investigación, el descubrimiento de un par de adivinos de negocios supuestamente inofensivos  que trabajaban en un circuito psíquico que había ocultado la identidad de una red de robos de millones de dólares. Su área de especialización no parecía que fuese probable de ayudarnos, pero viendo a escondidas miradas de reojo a Hope, a partir de que May se aseguró de que se sentaran juntos, me di cuenta de que los amigos de la sociedad de la madre de Hope no eran los únicos que jugaban al casamentero.

May ya había explicado la nota de tapa a los demás, que era que, yo después de haber visto muchos casos de "abuso paranormal", estaba considerando un documental sobre el tema. Si bien mi área era el espiritismo, mis patrocinadores querían incluir temas más sensacionalistas, como el abuso en rituales, el sacrificio de animales, incluso, quizás, el sacrificio humano. Lo que buscaba, entonces, eran grupos locales que reclamasen tales cosas, o se rumoreaban que participaban en ello.

"Un tema excelente," dijo May. "Y la exposición de bienvenida para nuestra causa. Tan excitante como estos temas son, es muy fácil difamar a personas inocentes. Las Wiccanas, por ejemplo, son algunas de las personas más pacíficas que conozco, sin embargo, son vilipendiadas como las brujas. Y ni siquiera me refiero a los malentendidos acerca de la iglesia de Satanás. Incluso personas razonables que no tienen ningún prejuicio en contra de wiccanas y paganos, esconden sus gatos y los bebés si un satanista se muda al vecindario".

Rona dijo, "Lo cual no quiere decir que no hay gente por ahí que realiza la práctica de sacrificios de animales y cosas así. Sucede. En cuanto a con quién podrían hablar..."

Los tres armaron con una lluvia de ideas una lista corta de contactos. La mayoría no eran practicante, pero si expertos o profesionales de primera con grupos conocidos o que se creía que practicaban las "artes oscuras". Con estos accesos directos dados, era más seguro que eludiésemos el submundo peligroso del mundo pseudoparanormal. Con el tiempo ese submundo era donde tendríamos que ir, pero no había manera de decirle a esta gente - no con la historia encubierta que le habíamos dado.

Tomamos los nombres, charlamos un poco, y a continuación, les dimos las gracias. May nos dió su número de teléfono y se ofreció a ayudar en todo lo que pudiese. May y Rona nos llevaron a Jeremy y a mí, yo miré a Hope. Ella se estaba riendo de algo que Zack dijo, y saludó hacia nosotros. En el vestíbulo, May y Rona se dirigieron hacia el subsuelo, mientras que Jeremy y yo nos fuimos por la puerta principal.

"¿Deberíamos esperar a Hope?" pregunté.

"Vamos a empezar a caminar. Espero que ella nos alcance pronto."

"Supongo que ella no está viendo más a Karl Marsten, ¿eh?"

Él me miró, juntando las cejas. "Ah, quieres decir..." Él asintió con la cabeza. "En cuanto a Karl, no estoy seguro de si estuvo involucrado con él. Cualquiera que sea su relación, están todavía en contacto. Al quedarse atrás para hablar con ese joven, creo que tiene algo más que un romance en mente. ¿Observaste que cuando nos daban la lista? Era evidente que quería añadir algo, pero no estaba seguro"

"Me perdi eso por completo. Yo estaba ocupada anotando los nombres y gimiendo mientras pensaba en tener que hacer todas estas entrevistas."

Él se rió entre dientes. "Yo no te culpo."

"¿Así que piensas que hay algo que el grupo está escondiendo? Algo que no querían que Zack nos diga?"
Jeremy sacudió la cabeza. "Mi conjetura es que es un salvaje—"

"¿Jaime?"

Me volví para ver a Rona corriendo detrás de nosotros. Jeremy arqueó una ceja hacia mi, como diciendo que Zack podría no ser el único que no había hablado en el interior.

"Lo siento", dijo Rona cuando ella nos alcanzó, su cuerpo se agitaba mientras jadeaba por el esfuerzo. "Quería darle mi tarjeta. May puede ser difícil de contactar a veces, especialmente en días de corte."
Ella nos entregó a cada uno una tarjeta de visita.

"Por favor, no dude en ponerse en contacto conmigo si tiene preguntas o si simplemente quieres una caja de resonancia. Lo paranormal puede ser un área confusa de navegar, y una guía siempre es útil".
"Estoy seguro de que es verdad," dijo Jeremy. "Gracias."

Cuando se fue, Jeremy la miró irse, luego me condujo a una tienda de café. "Vamos a tomar asiento en la ventana y mirar por Hope".

Hope pasó por la ventana de la cafetería unos minutos más tarde, mientras Jeremy seguía esperando en la fila. Me saludó entrando. Jeremy la llamó para conseguir su pedido, luego se unió a nosotras con cafés para llevar. Nos dirigimos hacia el exterior.

"¿Te dijo Flynn lo que estaba frenando en la reunión?" Jeremy le preguntó.

"Te diste cuenta también? Deberías ser reportero. Sí, Zack tiene una fuente que quería transmitirnos, una sospecha de uno - y probablemente uno poco confiable"

"Era por eso que él fue reacio a hablar delante de los demás."

Ella asintió con la cabeza. "Estaban tratando de darnos contactos respetables. Este tipo es todo lo contrario. Su nombre es Eric Botnick. Se extiende a ambos lados de la línea entre lo profesional serio y aspirantes. Dirige una tienda de ocultismo y encabeza un grupo que se llama los discípulos de Asmodai. No afiliado con cualquier práctica de fe conocida. En algunas cosas... cuestionable".

"¿Cómo de cuestionable?" Le pregunté.

"Principalmente sexual. Definitivamente no se debe confundir con Wicca o la magia del sexo tántrico. Esto es núcleo duro S y D. El énfasis sobre la sumisión y el dominio. Sexo en grupo con la servidumbre, la flagelación y el derramamiento de sangre. Se supone que para liberar energía mágica."

"Uh-huh."

"Exactamente. Todo esto suena como una excusa para disfrutar de algunos fetiches de núcleo duro. Pero Zack dice que Botnick es muy serio sobre el ángulo mágico, incluso si los miembros de su grupo pueden estar allí hay otros para escarbar"

"¿Algún vínculo con niños?" Le pregunté.

"En cuanto a lo que Zack sabe, los discípulos son todos adultos que consienten. Aunque no han encontrado ningún motivo de preocupación, el grupo mantiene una estrecha vigilancia sobre ellos. Zack dice que May lo ha hecho por Botnick."

"¿Ella cree que está en algo más oscuro que la servidumbre por consenso?"

"Zack parece pensar que a May simplemente no le gusta esa parte, pero que May nunca le pareció el tipo de mente cerrada. Vive y deja vivir, creo que diría que... al menos que ella no sospecha de que todas las mujeres del grupo sean de las que consienten como afirma Botnick. Entonces estarían por todas partes"

"Ah".

"Ahora, con la historia encubierta que dimos, Zack piensa que este grupo de Discípulos de Asmodai podría interesarnos. Pero lo que creo que vamos a encontrar más interesante es algo más acerca de Botnick. Uno de los informantes de Zack en esta tierra le dijo que Botnick a estado prometiendo a su grupo que algo grande está en el horizonte. Él ha estado haciendo alusión a un gran avance. Algo sobre la magia poderosa. Magia verdadera"

Yo me ahogue con mi café. Jeremy me dio unas palmaditas en la espalda.

"Lo siento", dijo Hope. "Yo debería haber precedido al decir que suena como una pista mejor de lo que probablemente es. De acuerdo con Zack, Botnick tiene serios problemas de credibilidad. El chico ha estado prometiendo a sus seguidores esta "verdadera magia" desde hace meses. Zack piensa que es sólo una estrategia para mantener discípulos descontentos de  salir del rebaño. Ni siquiera se lo ha mencionado a May y los otros - tuvo una experiencia embarazosa el año pasado, cuando dio una pista jugosa sobre Botnick que no llegó a ninguna parte y May no estaba contenta".

"Todavía suena como algo que tenemos que comprobar."

FIN DEL CAPITULO

Seguidores

Bienvenid@s

En el blog encontraran informacion sobre libros, pelis, descargas, novedades, nuevas sagas, y mucho mas...

Es un blog que poco a poco va creciendo, y gracias a ustedes y con sus comentarios lo va a seguir haciendo.

Espero que disfruten la lectura de mis posts, y no se aburran de mis comentarios :P.

Besos y disfruten la lectura ;)


Puntuaciones:

Genial a la 10ma potencia
Muy buenos
Bueno
Regular
Desastroso



Aviso: Las descargas aqui ofrecidas de traducciones son sin animo de lucro, y para disfrute del lector, que muchas veces se ve imposiblitado/a de leer estas grandiosos libros porque aun no se publican en su pais. En su mayoria, estan puestos los creditos, si me olvide alguno pueden avisarme, asi lo agrego. Si les han gustado los libros y tienen posibilidades de comprarlos, haganlo para apoyar a las editoriales.

Para aviso de links caidos:
nightangelsbooks@hotmail.com







Mi lista de blogs

Páginas vistas en total

Etiquetas

Suscripciones por email

Escribe tu mail aqui:

Delivered by FeedBurner

Chat Night Angels Books

Contador online

A cantar!! :)

Afiliame

Para afiliar tu blog con el mio, copia el siguiente codigo en tu blog: Banner 1 Banner 2

Esperando...

Proyectos terminados

02.1 Divididos - Kelley Armstrong 02.2 Disenchanted - Kelley Armstrong Unlimited Free Image and File Hosting at MediaFire
Con la tecnología de Blogger.

Entradas populares

About Me

Mi foto
Cd. de Buenos Aires, Argentina
Me gusta traducir como hobbie, y también soy colaboradora en algunos blogs en mis tiempos libres. Tambien me encargo de responder consultas para Ceramica Roxi. Mi nombre es Roxana pero much@s también me conocen como Siennah, l@s invito a leer y conocer los Blogs en los que participo. Que lo disfruten! XOXO