jueves, 9 de diciembre de 2010

Ningun Humano Implicado - Capitulo 16

Capitulo 16

CURVA DE APRENDIZAJE

Traducido por Gry


DOS HORAS MÁS TARDE, yo me sentaba frente a Jeremy, en la esquina de un medio vacío estaurante. Conteníamos nuestras voces cuando le dije sobre mi visita de Aratron. No se por qué nos molestamos — alguien oyéndonos hablar sobre la teoría evolutiva de las razas sobrenaturales y la aparición potencial de un nuevo poder, sólo nos confundirían como guionistas que tratan de sacar provecho de una tendencia paranormal. ¿En cuanto a mi jardín visitado por un demonio? Esto era Hollywood. Los tratos con el diablo eran un estilo de vida.

Estábamos en un restaurante diminuto con la mejor comida de la atmósfera. Cuando mis mariscos habían llegado, yo había pasado un poco de ello en su plato. Él no protestó, sólo lo aceptó con un murmullo de gracias, como él siempre hacía. El metabolismo alto de un hombre lobo hacía de su salida a cenar algo menos satisfactorio. Y no era como si necesitara la comida. Mi estilista se quejaba ya de tres libras que yo había ganado en el último año. Yo trataba de no hacer caso de él, pero después de una vida de infundir pánico hasta que el indicador de la escala temblara tanto, no era fácil.

"Entonces," dije cuando tomaba de mi plato, "la idea esencial es que Aratron piensa que alguien – un grupo - ha roto la barrera, por un experimento científico a fondo o por pura suerte."

"Supones que ellos han conseguido una forma de que la magia humana funcione."

Asentí con la cabeza. Él puso abajo su copa y contempló la pared en blanco detrás de mí, sus ojos oscuros igualmente en blanco, hombros rígidos mientras pensaba.

Después de unos momentos, él dijo, "no soy la mejor persona para investigar esto. La matanza de hombres lobos por el hombre, lo entiendo. ¿Gente que mata con magia? Apenas sé donde comenzar."

Una frialdad se instaló en mi estómago. "No prefieres ayudar, entonces."

"Por supuesto quiero ayudar." Su rodilla rozó mi pierna. "Lo que digo es que estoy sobre mi

cabeza." Una mueca de una sonrisa. "Y no es un lugar en el que estoy acostumbrado. Soy el Alfa. Conduzco a mi gente con una confianza llena." La sonrisa chispeó en sus ojos. "Por lo general. Pero con esto, yo debería hacer lo que un líder bueno hace — llevarlo a un experto. ¿Pero a quien? Es un asunto que podría concernir a todas las razas. ¿Dónde debería esto ir?"

"Al consejo interracial. Que, lamentablemente, somos nosotros."

¿"Triste, verdad? Debería haber algún…" Él agitó su mano.

¿"Cuerpo de mayores? ¿Los ancianos sabios y las mujeres que realmente envían solamente tropas de investigadores muy entrenados para proteger los intereses del mundo sobrenatural?"

"En cambio ellos nos consiguen. Los voluntarios de media jornada, inexpertos, no planearon el presupuesto y por lo general pelean por sus propios pantalones."

"Es agradable saber que no soy la única en el consejo que no siempre se siente bien con el trabajo."

¿"Pensaste que el resto de nosotros si? En los asuntos de hombre lobo, sí, soy un experto. En nigromancia, tu eres el experto —"

"Yo no diría —"

"Nunca nos has defraudado. Si no sabes las respuestas, las encuentra. Esto es todo lo que preguntamos.

¿Paige? La magia es su especialidad y, entre ella y Lucas, ellos lo hacen bien – demasiado bien, considerando su juventud. ¿Si esto es mágico, no iría para ellos? Ellos saben poco o nada de la magia humana. ¿Entonces, quien es el experto?"

"Adivino que esos estamos a punto de ser nosotros. Autoenseñanza. Como una curva de aprendizaje enorme que surge delante de nosotros."



DESPUÉS DE LA COMIDA anduvimos por un par de bloques de ciudad, entonces Jeremy se dirigió a un parque. Confía en un hombre lobo para encontrar espacio verde en todas partes.

Un parque probablemente no es el lugar más seguro para estar en la noche in L.A. pero Jeremy no vaciló. Para él, la seguridad era raramente una preocupación. Le envidiaba — y a Elena-que fueran capaces de ir a todas partes después del anochecer, andar en aparcamientos desiertos, callejones, sabiendo que cualquier violador o atracador que pensaba que aquel rubio parecía una señal fácil para un golpe… tal vez su último.

Pasamos a un par de matones en la calle, todavía no bastante viejos para estar fuera de la escuela secundaria, escondidos en la sombras de un sauce. Jeremy puso su brazo alrededor de mi cintura. Yo no podía no notar como él me acerco un poco, entonces su cadera rozó la mía, o como su mano agarró mi cintura, tirándome en su círculo de protección.

Él no aumento o redujo la velocidad, pero encontró la mirada fija del líder, levantó su barbilla y

murmuro un saludo. Ellos nos dejaron pasar.

Habíamos ido unas yardas más cuando otra figura apareció en el camino. Un hombre, hombros encorvados, vestido de negro, su cara escondida en la sombra de su capucha. Eché un vistazo a Jeremy, pero su mirada estaba fijada en un punto por delante del hombre, su cara tan relajada como el brazo alrededor de mi cintura. Un simple atacante desarmado no plantea mucho riesgo para un hombre lobo. Pero tan confiado como Jeremy es, él nunca está distraído, lo que significó que él podía verle.

Bastante seguro, cuando pasamos más cerca, el hombre levantó su cabeza, su cara pálida bajo la capucha oscura, y me miraba, confundido. Él sabía que el brillo que él vio alrededor de mí significaba algo, y atormentaba su cerebro para recordar cual era.

No reduciendo la marcha, alcé la vista a Jeremy. ¿"Te dije que hablé con Paige? ¿Sobre los niños?"

¿"No, qué dijo ella?"

El hombre se paró. ¿"Oye, no son ustedes—?"

"Ella va a examinarlo y a preguntar por ahí. Deberíamos ir por Robert también, ver si él

sabe algo."

El hombre había ido tranquilo, mirando fijamente después de mí. Seguí andando y hablando. Después de un momento, él masculló algo y siguió su camino, convencido que él estaba equivocado, o yo no era bastante fuerte para oírlo o verlo. Yo suspiré en parte alivio, en parte pena, como siempre.



NOS PARAMOS en una cuesta abajo de un lago pequeño artificial. Con el viento a favor, como siempre, entonces Jeremy podría oler a alguien acercandose. Nos sentamos en la hierba. Yo no había hecho esto en… bien, probablemente mucho ya que yo era bastante viejo para preocuparme del andar alrededor con manchas de hierba en mi reverso.

Jeremy ofreció dejar su chaqueta para mí, pero me negué, insistiendo en que mis pantalones eran viejos y la noche era perfecta. Ninguna era verdad, pero quería sacarme mis zapatos, sentarme a su lado, y si yo me ensuciara, reírme sobre ello.

Comencé a hablar, como de costumbre. Esto toma un rato para sacar a Jeremy si el tema es cualquier cosa menos negocios.

Esto solía desalentarme, pero Elena dice que él era igual con todos – muy bueno escuchando a la gente hablar de ellos, que raramente se daban cuenta que él nunca ofrecía nada a cambio.

Incluso cuando él realmente habla, ninguna de sus historias es sobre él, pero cuando él habla de su familia o su manada, él siempre está allí, en el fondo. Entonces consigo lo que quiero de esa forma. A veces, hablando sobre Clay como un niño, o los gemelos, él contará algo breve de su propia infancia, bastante para que yo sepa que no había sido agradable. Aquel vislumbre detrás de sus muros significaba más para mí de lo que él podría imaginar.

Le pregunté sobre el cumpleaños de los gemelos y él me dijo sobre las desventuras de Elena con la cocción, como ella había tratado de sacar el pastel fracasado fuera para las aves, pero Clay, oliendo la comida, lo había rescatado y lo había compartido con los gemelos, razonando que ellos tenían que acostumbrarse a la mala comida en caso de que Jeremy alguna vez les cocinara algo. Le miré contar la historia, su cara animada, a pesar del chiste de su cocina, tenía una sonrisa.

Nos sentamos allí durante más de una hora, sólo conversando. Un viento movió el agua, trayendo una niebla fina haciendo que esto se deslizara sobre nosotros y en los árboles, haciendo crujir las hojas, luego se marchó con un suspiro. Bajo mis dedos, la hierba cultivaba la humedad. Las piernas de Jeremy estaban extendidas, las mías dobladas, nuestros hombros se rozaban cuando nos movimos.

"Gracias por esta noche," dije. "Por sacarme. No tienes ni idea que agradable es comer sin tener a un muerto rondando por la mesa."

Sus cejas se alzaron y expliqué. "Pero en el aspecto positivo, me garantiza más o menos perder aquellas pocas libras que mi estilista sigue quejándose."

Él afectó a su cabeza. "No sé como lo haces, Jaime."

"No tengo mucha opción."

"Sí, lo tienes. Podrías esconderte de ello. Tomar tus comidas en otra parte y armar ciertas excusas a los otros. Pero nunca lo haces. Te sentarás allí, sonreirás y charlarás — con un fantasma que cuelga a un pie de tu nariz — y nadie sabrá quién es más sabio."

"Es un residuo, no un fantasma. Y son más bien dos pies."

Él sonrió y cambió, moviendo el brazo estirado detrás de mi espalda. Su mano fue a mi cintura, su cara girando, sus labios a una pulgada escasa de los míos, la mirada en sus ojos oscuros que enviaron un temblor hacia mí.

Esperé por cinco largos latidos del corazón, pero él no se movió, no viniendo hacia mí, ni tirándome hacia atrás. Estaba en mí.

El beso comenzó suave, gentil pero fuerte, todo lo que yo había esperado de Jeremy. Entonces, mientras me apretaba contra él, un borde se rompió, una urgencia y una pasión que tal vez… no era completamente lo que yo había esperado. Como ser golpeada con una ráfaga de aire caliente cuando yo esperaba una brisa suave. Yo me lancé en ello como alguien que ha sido salvado de un río helado, disfrutando con el calor.

Después de varios minutos intensos, él se retiró.

"Lo siento," dijo él. "No fue —"

"No tienes que pedir perdón. Yo lo comencé."

"Ah, sí, cierto."

Él se sentó allí durante un momento, el pelo que cuelga adelante, luego lo movió impaciente atrás. Resistí el impulso de poner mis brazos alrededor de su cuello y sepultarme en otro beso. Su expresión me dijo que él no discutiría, pero que éste no era un paso que él estaba completamente listo para tomar.

Me conformé con el descanso de mi mano en su muslo. Él puso su mano en la mía, los dedos que se deslizan bajo mi palma y el apriete.

"Amo cuando estás indeciso," dije.

Una pausa, como si él no estaba seguro que él había oído correctamente, luego una risa tan abrupta que era casi una corteza. ¿"Ah?"

Me acerqué un poco más, mi pierna contra la de él. Su mano se deslizó de mi cintura a mi cadera, trayéndome más cerca todavía.

Dije, "Cuando primero te encontré en Miami, estabas tan seguro de ti, tan… responsable. Tú hablaste; cada uno escuchó. Incluso Benicio Cortez. Infiernos, incluso Cassandra te deja decirle que hacer."

"No estoy tan seguro de eso."

"Sólo le gusta fingir que es su idea. No puede parecer que un vampiro obedece a un hombre lobo — es un hecho."

Él se rió, frotando mi cadera.

"Es un poco desalentador, tu sabes, estando alrededor de alguien tan seguro de sí mismo. Entonces es agradable, ahora y entonces, conseguir una indirecta de que la armadura no es tan impenetrable como parece."

"La armadura está llena de grietas, tengo miedo. El truco es mantenerla pulida a un brillo tan brillante que cada uno sea ciego de los agujeros.”

¿"Es eso?"

Él me miró abajo, su sonrisa torcida casi infantil. "Sí, eso es."

Él se quedó allí, la cabeza se desvió, labios ligeramente separados. Mi corazón comenzó a golpear. Pero él se dio la vuelta lejos.

"Ese es el problema de ser el Alfa. Tienes que actuar con la confianza completa. Es el lobo en

nosotros. La incertidumbre nos pone nerviosos. Golpes de debilidad. Un Alfa debe resolver todas las cosas. Él no debería tener ninguna duda, ningún segundo pensamiento."

"Pero a veces lo haces," dije suavemente.

Él encontró mi mirada fija. "La mayor parte de las veces lo hago." Él dio vuelta para mirar fuera en el lago. "Siempre he sido feliz siendo el Alfa. Es mucha responsabilidad, pero amo esto — no el poder, pero la capacidad de afectar al cambio. A veces aunque… últimamente…"

Él sacó su mano de mí y acomodó su pelo.

"En ciertas circunstancias, las restricciones pueden ser… no lo que yo elegiría, si yo tuviera la opción. Como venir aquí. Para la mayor parte de las personas, es un asunto simple. Armar sus viajes e ir."

"Pero tú tienes responsabilidades."

"No sólo eso. Para venir aquí solo, sin la reserva, sin un guardaespaldas…" Él afectó a su cabeza.

"Explicarle cuanto trabajo necesitaría, haría todo el asunto parecer ridículo. Pero yo soy el Alfa. No puedo hacer lo que quiero cuando quiero, irme donde quiero. Incluso un hombre lobo extranjero que no tiene un rencor particular contra mí, consideraría el ataque si yo me cruzara en su camino. Matar al Alfa de la manada haría que escalara en el nivel de nuestro mundo. Porque cada hombre lobo que se encontrara en su camino, huiría. El Alfa anterior a mí – el padre de Antonio, era inigualable, el mejor luchador de su tiempo, pero él nunca dejó el territorio de la manada sin una guardia. Hacerlo de otra manera sería amenazar la seguridad de la manada por un poco de intimidad."

Mis mejillas se hicieron calientes. "Lo siento. Nunca pensé —"

Él apretó mi pierna. "Nadie lo espera. No vine a L.A. para ser cortés, Jaime. Vine porque quería pasar tiempo contigo. A solas."

Su mirada fija se encontró con la mía y la sostuvo, asegurándose de que las palabras llegaran profundamente. "El área está tan segura como podríamos hacerlo. Hasta logré convencerlos de que no necesitaba a Antonio al acecho en San Diego, esperando una llamada de emergencia, aunque yo sospecho que Karl no está en Arizona esta semana por casualidad. Elena probablemente lo ha enviado allí, teniendo la esperanza de que no parecería sospechoso."

Saludé con la cabeza.

"No seré el Alfa para siempre," dijo él. "Pero estaré más tiempo de lo que planeé."

"A causa de los bebés."

Él saludó con la cabeza.

Dije, "Elena tiene que concentrarse en ellos, en ser una mamá, no una Alfa."

"Que no significa que no puedo seguir entrenándola. Antonio y yo seguiremos dándole una mano a ella en el mando, consiguiéndola acostumbrarse a la idea, pero no podemos empujar."

"Y no deberías." Hice una pausa. ¿"Sabe ella?"

Él afectó a su cabeza. "No planeo decirle durante algún tiempo. Si yo lo hiciera, ella sospecharía que quiero, y ella haría todo lo que ella podría para ayudarme a conseguir esto. Y, como dijiste, su prioridad debería ser su familia, no su manda. Al menos durante unos años más."

Quise decir, "Eso está bien. Esperaré," pero yo sabía que no era lo que él preguntaba.

"Esto es lo mejor," dije. "Esto dará a Clay más tiempo para recuperarse también. ¿Cómo está su brazo?"

"Tan bueno como se pondrá. Él sabe esto. Todo lo que aquel zombi hizo a él, está más allá de lo que la medicina puede arreglar. El truco está en que debe aprender a compensar. Y recobrar su confianza, volverlo a un lugar donde él siente que él puede defender a su familia, su manada, su Alfa. Si aquella Alfa es Elena, él va a estar en la condición de un enfrentamiento superior." "Como otros hombres lobos, fuera de la manada, verán una Alfa femenina como una señal de debilidad." "O, al menos, del cambio y, como dije, no respondemos bien a los cambios. Elena se ha acostumbrado para estar en peligro. Esto viene con ser el compañero de Clay. Sus enemigos no podrían atreverse a tomar a Clay por él mismo, pero hay otros modos de hacer daño a él."

"Por Elena."

"La mayor parte de los hombres lobos no creerán que una mujer, siquiera un hombre lobo, plantee una amenaza, y por lo tanto Elena es vista como un blanco fácil. " Él se rió de mí. "Por suerte, ella no lo es." Su sonrisa descolorida. "Pero ella siempre está en estado de peligro, sólo siendo su amante."

Otro mensaje para mí.

"Tener una Alfa femenina será un ajuste para todos. Tardé mucho en aceptar a Elena como un hombre lobo. ¿Lógicamente, yo estaba bien con ello, pero profundamente? "Él afectó a su cabeza. "No era fácil. Clay teniendo un compañero era la cosa más natural. El lobo en él es tan fuerte que excluye todo lo demás. ¿Pero para mí? Criado cuando un hombre lobo significa ser criado para mantener distancia de enredos románticos. A los hombres lobos de la manada no se les permitieron formar relaciones a largo plazo, sin mencionar casamiento. Ábrase con alguien y podrías estar tentado de decirle todo. Ahora que los hombres lobos están de vuelta en el pliegue sobrenatural, hay mujeres que pueden saber mi secreto. Todavía tengo problemas aceptando eso."

Nos sentamos allí un rato, contemplando el agua.

Yo sabía ahora que Jeremy no había venido a L.A. para declararse — o defraudarme fácil — sino a darnos a nosotros una posibilidad de explorar las posibilidades y pesarlas contra las consecuencias. Nosotros podríamos pasar el tiempo juntos, lejos de ser "el delegado del nigromante y el hombre lobo Alfa." Tiempo de decidir si era mejor quedarse como amigos o arriesgarnos a ser amantes.

Hacerse amantes venía con riesgos. Él me avisaba en lo qué yo estaría. Un amante que no podía volar para encontrarme para escapes románticos. Un amante cuya prioridad siempre sería su familia y su manada. Un amante que pondría mi vida en peligro sólo estando conmigo, haciéndome un objetivo para alguien que quisiera llegar a ser Alfa. Incluso si yo estaba bien con todo esto, incluso la vida de estancias de una sola noche, evitando accesorios emocionales, Jeremy nunca podría estar cómodo en una relación.

Mi impulso era decir: "Poner mi vida en peligro por una relación difícil, de larga distancia que podría nunca funcionar? Con Jeremy. Anótame." Pero tenía que ver esto con mi cabeza, no con mi corazón. Esto no era algo en el cual yo podría saltar sólo.

"Deberíamos llevarte a la casa," dijo Jeremy finalmente. "Supongo que tienes un segmento que filmar mañana"

"Por la tarde, más una entrevista de madrugada."

Él me ayudó. "Cuando las cosas se acomoden con sus coprotagonistas, me gustaría mirar un

segmento o dos. Pienso con mucha ilusión en eso."

"No es tanta diversión como pensarías. Es estar parado alrededor sin hacer nada."

"No puedo ser entretenido aquí, Jaime."

Él puso su mano sobre mi espalda y me condujo del parque.

0 comentarios:

Seguidores

Bienvenid@s

En el blog encontraran informacion sobre libros, pelis, descargas, novedades, nuevas sagas, y mucho mas...

Es un blog que poco a poco va creciendo, y gracias a ustedes y con sus comentarios lo va a seguir haciendo.

Espero que disfruten la lectura de mis posts, y no se aburran de mis comentarios :P.

Besos y disfruten la lectura ;)


Puntuaciones:

Genial a la 10ma potencia
Muy buenos
Bueno
Regular
Desastroso



Aviso: Las descargas aqui ofrecidas de traducciones son sin animo de lucro, y para disfrute del lector, que muchas veces se ve imposiblitado/a de leer estas grandiosos libros porque aun no se publican en su pais. En su mayoria, estan puestos los creditos, si me olvide alguno pueden avisarme, asi lo agrego. Si les han gustado los libros y tienen posibilidades de comprarlos, haganlo para apoyar a las editoriales.

Para aviso de links caidos:
nightangelsbooks@hotmail.com







Mi lista de blogs

Páginas vistas en total

Etiquetas

Suscripciones por email

Escribe tu mail aqui:

Delivered by FeedBurner

Chat Night Angels Books

Contador online

A cantar!! :)

Afiliame

Para afiliar tu blog con el mio, copia el siguiente codigo en tu blog: Banner 1 Banner 2

Esperando...

Proyectos terminados

02.1 Divididos - Kelley Armstrong 02.2 Disenchanted - Kelley Armstrong Unlimited Free Image and File Hosting at MediaFire
Con la tecnología de Blogger.

Entradas populares

About Me

Mi foto
Cd. de Buenos Aires, Argentina
Me gusta traducir como hobbie, y también soy colaboradora en algunos blogs en mis tiempos libres. Tambien me encargo de responder consultas para Ceramica Roxi. Mi nombre es Roxana pero much@s también me conocen como Siennah, l@s invito a leer y conocer los Blogs en los que participo. Que lo disfruten! XOXO