martes, 14 de septiembre de 2010

Ningun Humano Implicado - Capitulo 7

Capítulo 7:

ESCLAVOS ZOMBIS

Traducido por Siennah

Fue en el despegue que empecé a arrepentirme de mi prisa. ¿Era realmente necesario volar a Portland? Cuando llamé a Jeremy y le conté, había oído la vacilación de su voz, sin embargo había tomado el cambio de lugar y cambió su billete de avión hacia Portland, donde se reuniría conmigo para la hora de la cena y me ayudaría con los archivos de Paige.

¿Cuán más rápida seria esta ruta?, cuando realmente no podría volver al set antes de mañana. ¿Cuán molestos estarían Grady y Angelique cuando se dieran cuenta de que me había escapado incluso si fuera por una emergencia familiar?

Sin embargo, tan insensata como me sentía, sabía por qué lo había hecho. Para demostrarme a mí misma que podía manejar esta situación.

Había conseguido mi trabajo como delegada nigromante porque, francamente, nadie más lo quería. Tenía cero experiencias en resolver los problemas sobrenaturales y, en seguida me di cuenta, que a nadie le importaba. Esperaban que hiciera lo que el último tipo hacía, responder a las preguntas del nigromante cuando convocaba, pero por lo demás sentarme y dejar que los otros trabajaran.

Quería ser una delegada de pleno derecho, haciendo todo lo que hacían los demás, incluyendo la labor de investigación. Hasta el momento, me habían incluido, pero con mucha vigilancia y redes de seguridad, hasta que me sentí como la entusiasta novata a la que todo el mundo temía demasiado ya que jodería la investigación.

El año pasado, había hecho algo como esto, volado para ayudar a Jeremy y Elena cuando una llamada telefónica habría sido suficiente. Y ya entonces había tenido que luchar por cada paso que daba frente a la línea de banda.

Pero este era mi caso. Y yo no podía soportar llamar a Paige o Robert y darles la investigación, y quizás incluso la investigación entera, en el regazo. Probablemente habría tenido más sentido tragar mi orgullo y llamar, pero ya era demasiado tarde y parte de mí se alegraba de ello.





Me paré en la acera y traté de no temblar. Había estado tan enfrascada en llegar aquí que estaba aún vestida para Carolina del Sur. Así que me iría a encontrar con Paige y Lucas con el aspecto de una atolondrada que ni siquiera podía recordar llevar un buen abrigo a Portland en noviembre. Sería bueno hacer una impresión diferente de vez en cuando, sólo para variar.

Miré hacia arriba al edificio. Doblemente comprobé la dirección de la oficina que Paige me había dado cuando llame desde el aeropuerto. Me preguntaba si había oído mal. El taxi estacionado detrás de mí, el conductor aparentemente tan inseguro como yo.

El edificio parecía haber sido una especie de almacén o de tipo industrial, en el fondo de un barrio de clase industrial. No tenía ninguna placa de identificación u otro signo, pero cuando tu clientela es sobrenatural, no haces publicidad con carteles que parpadean.

Le hice un gesto al conductor. Entonces me decidí a comprobar el nombre de la calle antes de llamar a la puerta. Cuando me acerqué a la esquina, una mujer joven con vaqueros y chaqueta de corderito se apresuró a cruzar la carretera vacía.

"¡Disculpe!" dije.

Ella no desacelero. En este barrio, eso probablemente era sabio. Troté otro par de pasos.

"¡Disculpe! ¿Esta es Breton North Road?"

Se giró y levantó sus gafas de sol, sus rasgos dibujándose en confusión. Había visto esa mirada de "¿estás hablando conmigo?" con bastante frecuencia y mis entrañas se hundieron mientras mi mirada cayó para echar un vistazo más de cerca a sus pantalones vaqueros, con forma acampanada, camisa teñida, bolso con flecos...

"Uh, lo siento," dije. "Pensé que eras... Lo siento."

Me volví y marche de nuevo hacia el edificio, mis tacones resonando a lo largo de la calle vacía.

"¿En apuros?, nigromante" ella llamó a mi espalda.

Maldije en voz baja, apegándome a una sonrisa vacía y volviéndome para ver a la joven dirigiéndose hacia mí.

"No, por supuesto que no," le dije. "Estaba queriendo direcciones y…"

"¿Pensabas que yo no podía proporcionártelas? ¿Estando muerta y todo?"

"Yo no quería suponer. Así que ¿esta es Breton North Road?"

Ella siguió caminando hasta que estaba cerca en mi espacio personal, algo que los fantasmas pueden hacer mucho mejor que las personas. Sus manos pasaron por mis hombros mientras hizo un gesto.

"Tú no estás preocupada por preguntarme algo que no pueda contestar. Estás corriendo tan rápido como puedes antes de que te pida a ti algo."

"No estaba…"

"Detén la mierda. He conocido a tu clase antes. Dos años después de morir, tuve la suficiente suerte de toparme con un nigromante en un concierto de KISS, y le rogué al hombre que le pasara un mensaje a mi hermana pequeña. Solo una llamada telefónica, no gran cosa. Él me dio esta conferencia sobre la forma correcta de acercarse a un nigromante."

"Algunos nigros pueden ser un poco delicados, especialmente en eventos sociales…"

"Diez años después, veo otro, trato de nuevo, y ella se aleja. Ni siquiera tiene la cortesía de responderme."

"Bueno, no puedo prometer nada, pero si tu quisieras que me ponga en contacto con tu hermana…"

"¡Tiene cincuenta años! ¿Crees que quiere saber de mí ahora?"

"Siento que hayas tenido una mala experiencia…"

"Vete a la mierda." Ella giro y se marchó.

Mientras caminaba hacia el edificio, me concentré en las preguntas que le diría a Paige y Lucas, y trate de olvidar a la joven mujer. Otro día, otro fantasma. Uno de cientos. Cientos de esperanzados, decepcionados…

Interrumpí el pensamiento y me abrí paso entre una bolsa de basura rota para llegar a las puertas delanteras. Estaban hechas completamente de vidrio oscuro, de un solo sentido supuse, por lo que podían ver y yo no podía ni espiar.

Tiré de la manija. Bloqueada. A mi izquierda había un pequeño altavoz marcado "Entregas y visitantes." Silbé.

"Oye, ¡Jaime!" Era Savannah, la hija de diecisiete años de edad de Eva y Kristof. No era un fantasma afortunadamente, sino que estaba muy viva y a custodia de Paige y Lucas.

La voz de Savannah era tan clara, miré a mi alrededor para ver dónde estaba. Cuando ella se echó a reír, vi una pequeña lente de cámara.

"Alta tecnología, ¿eh?," dijo. "Rastreamos todas las campanas y silbidos. Muy genial... y complicado como el infierno. Necesito un maldito libro de instrucciones para esto. Oh, ahí está." La puerta sonó." Vamos entra. Estamos en el segundo piso. Tendrás que usar las escaleras. La tarjeta del ascensor - activada".

En el fondo, Paige le gritaba a Savannah, algo sobre unas cajas, y una voz masculina maldijo. Obviamente no era Lucas, si él decía malas palabras, nunca le había oído.

Cuando entré, era como entrar en una oficina corporativa de lujo en construcción, los relucientes pisos sucios con huellas de polvo, las paredes ricamente pintadas en espera de obras de arte, cajas de cartón apiladas por las brillantes puertas del ascensor. Debería haber recordado que esta originalmente iba a ser una oficina satélite de la Camarilla Cortés. Había estado una vez en una, y había sido justo como esta, un exterior sucio escondiendo las oficinas de lujo.

En cuanto a cómo el anti Camarillas hijo más joven de Benicio Cortés terminó con una oficina que fue construida por la Camarilla, no lo tenía claro. Sólo sabía que el padre de Lucas había estado construyendo esto en Portland y de alguna manera Lucas y Paige terminaron comprando las oficinas sin terminar en su lugar. Eso había sido hace más de un año, y estaban mudándose recién ahora. Un gran salto para una pareja joven, pero supongo que era mejor que tener a Papá y su pandilla trasladados a la ciudad.

La escalera era tan silenciosa como el vestíbulo, pero en el momento que abrí la puerta del segundo piso, fue como si alguien hubiese apretado "Play", el aire llenándose de ruido, el zumbido de un taladro, una risa de mujer, la explosión de una caja caída, el grito de un hombre. El aislamiento acústico de primer nivel entre los pisos, otro bonus de las cuadrillas de construcción de las Camarillas.

La perforación llegaba desde una dirección, las voces de otra.

"No toques los libros. Tengo un sistema."

"¿Qué sistema?" Respondió Savannah. "¿Volcarlos todos en una pila?"

Me tomó un momento para reconocer al primer orador. Adam Vasic, uno de mis compañeros y miembro del consejo, que se unía a sus amigos en su nueva empresa.

"Solo deja los libros." la voz de Paige, un profundo contralto. "Adam, continua empacando esas cajas. Savannah, asegúrate de que todos los libros entren en la oficina de Adam, pero no les desempaques. Tienen que ser organizados en un sistema reconocible, así podremos todos encontrar lo que necesitamos cuando nuestra bibliotecario no esté aquí."

"¿Bibliotecario?" dijo Adán. "El título es jefe de investigación".

"Y guardia de seguridad," agregó Savannah.

"Jefe de seguridad".

"Correcto. A cargo de todos esos otros bibliotecarios y guardias de seguridad que hemos contratado. "

"Es una posición de crecimiento. Así como la tuya. Algún día, estoy seguro de que estarás a cargo de la secretaría de la piscina entera."

"Estas cajas no se van a mover solas," corto Paige mientras me acercaba a la puerta abierta. "Las necesito todas arriba y ordenadas en las habitaciones correctas. Entonces necesito a Adam montando la biblioteca, mientras que Savannah ayuda a Lucas con ese sistema de alarma. Y cuando eso este hecho hay…"

"Un montón de mierda más," dijo Savannah. "¿Sabes lo que realmente necesitas? Esclavos Zombis."

"Les tengo a ustedes dos. ES suficiente."

"No quieres zombis," dije mientras entraba "Gastarías una fortuna en ambientadores."

Adán estaba excavando en una caja de textos de referencia. Él no lucia muy parecido a un bibliotecario... a menos que te refieras a surfistas. Era un estereotipo chico de California, bien construido y bronceado por el sol, pelo decolorado y una sonrisa rápida. No se parecía tampoco a un chico con un demonio como padre tampoco, pero eso era típico de medio-demonios. Parecían y actuaban como humanos, heredando de su padre sólo un conjunto de habilidades, por lo general de elementos o sensoriales. El poder de Adam era el fuego. Cuando perdía su temperamento, su toque podría dar quemaduras de tercer grado. Afortunadamente, era difícil de cabrear.

Paige estaba ocupada en la computadora, los dedos volando y los ojos en el monitor incluso mientras hablaba. Una voluptuosa chica de veintisiete años de edad, con largos rizos negros, estaba vestida con unos vaqueros y una sudadera. Atuendo práctico de día informal. Era raro ver a Paige fuera de una falda. Era una chica femenina, como Savannah siempre bromeaba.

Savannah no seguía los gustos de sus tutores en la ropa o en otras cosas. Una mirada a la chica de diecisiete años de edad, casi seis pies de alto y delgada , con el pelo largo y oscuro y perfecta estructura ósea y cualquier persona que había conocido a Eva sabría quién era la madre de Savannah. Sólo sus ojos, grandes y de color azul brillante venían de Kristof.

Incluso en pantalones rotos, zapatillas viejas y una apretada camiseta de concierto, Savannah exudaba elegancia y gracia... hasta que abría la boca. Paige ya no comentaba más sobre el lenguaje de su pupila. Supongo que los padres deben escoger sus batallas, y con Savannah, había otras mucho más importantes. Como hija de un hechicero y una bruja medio-demonio, era un barril de pólvora de poder sobrenatural. A los trece años, entró en pánico y tratando de contactar a su madre muerta, había destruido una casa, un incidente que sospechaba era responsable de la muerte de su padre, aunque incluso Kristof fingió que había muerto en un accidente no relacionado.

Savannah me saludó con un abrazo exuberante. Paige empezó a levantarse, pero le hice señas que se quedara y me incline para darle un abrazo.

"Supongo que el bloqueo de la puerta principal todavía no está funcionando," dijo Paige. "Voy a tener que decirle a Lucas que eche otro vistazo a eso. Pobre chico. No es realmente su área de especialización."

"Está funcionando," dijo Savannah. "Yo deje entrar a Jaime."

"¿Y no bajaste para escoltarla hasta aquí arriba?"

"¿Cómo? Tienes trabajando a nuestros traseros mientras juegas con las computadoras."

"Estoy haciendo funcionar la red. Si no tenemos nada en su lugar por la mañana…"

"La tierra dejara de girar alrededor de su eje. Y podríamos perder nuestro primer cliente de pago."

"Lo cual es aún más importante." Paige me miró. "Lo siento. Las cosas están un poco locas. Hemos estado mudándonos lentamente, pero ahora tenemos una entrevista con un cliente muy grande... que espera vernos en una profesional oficina con pleno funcionamiento mañana."

"Bueno, no te preocupes. No voy a tomar gran parte de tu tiempo. Sólo quiero comentar un escenario contigo."

"Claro. Vamos a coger café y hablar." Una mirada a los otros. "¿Puedo dejarles a los dos solos?"

"Por favor." Savannah se giró hacia mí. "Llévala por el tiempo que tú quieras."

Paige hizo una mueca y me hizo pasar fuera de la oficina. La perforación en el pasillo se había detenido, sustituida por la voz de Lucas, tranquila, pero insistente. Lo encontramos con su teléfono celular, examinando un agujero en la pared.

Miró a su trabajo de perforación, con su ya cara seria transformándose en un ceño fruncido. Paige llamó su atención, y sus ojos se iluminaron.

"No, no creo que entienda" dijo en el teléfono. "Se nos permite una libertad de acción en el entendimiento por lo que si nuestras necesidades cambian y necesitamos el trabajo realizado con prontitud, estaría hecho. Si no nos puede proveer eso..." hizo una pausa. "Bien. Entonces voy a esperar un equipo a las...?"

Le levantó dos dedos a Paige, quien asintió con la cabeza. El dio el visto bueno, y luego colgó.

"Veníamos a ver si tenías tiempo para tomar un café," ella dijo. "Pero supongo que la respuesta es no."

"Voy a tomar uno de todos modos. Podía usar el aire. Jaime, estuvo tu vuelo…"

Su teléfono celular sonó. Un suspiro suave y comprobó el número. "Jack McNeil."

"El cliente," explicó Paige para mí. "Responde. Te traeré aquí el café. Jaime puede explicar su situación entonces."




Caminamos a una panadería a una cuadra arriba. Paige juró que el barrio no era tan malo como parecía. Puse mi confianza en sus manos... y en sus conjuros defensivos. Todavía estábamos poniéndonos al día cuando llegamos de nuevo al edificio, cafés en la mano.

"Savannah estará trabajando para nosotros este año mientras decida lo que quiere hacer acerca de la universidad."

"¿Sigue inclinándose hacia el diseño gráfico?" Le pregunté.

"Lo está, pero quiere nuestro consejo y estamos realmente desgarrados. Parte de mí quiere decirle que está haciendo lo correcto, preparándose para una carrera fiable mientras persigue su arte en su tiempo libre. La otra parte quiere decir "olvida la practicidad" y dile que se inscriba en un programa de bellas artes."

"Conseguir un trabajo al que recurrir no es la peor idea. Jeremy trabajó como traductor durante años antes de que su pintura empezara a venderse".

Me llevó en el ascensor. "Creo que es de quien está tomando ejemplo. Pero me preocupo de que Lucas y yo estemos demasiado dispuestos a impulsar la practicidad y tal vez eso es lo que este conduciendo su decisión. De todas formas, tiene un año para pensar en ello."

Nos encontramos en la sala con Adam y Savannah.

Savannah alzó las manos. "Antes de que aprietes el látigo, nos estábamos dirigiendo hacia fuera por mas cajas."

«Tomad uno de estos en su lugar. Brownies, más una Coca-Cola para Adam y un capuchino moca para ti."

"Gracias," dijo Adam.

"No le agradezcas," dijo Savannah. "Es el combustible del esclavo zombi. El azúcar y la cafeína para seguir continuando."

"Lo captas. Y sándwiches para después, así que no necesitaran irse para la cena. ¿Jaime? La sala de reuniones es la primera puerta a la derecha. Entra mientras voy por Lucas".

FIN DEL CAPITULO
 
XD me resultaron muy divertidos e ingeniosos los comentarios de Savannah, lo de es el combustible del esclavo zombi jajaja. Fue genial.
 
Aunque me parecio extraño no oir a Adam, estaba muy callado para ser él. Y buhh :( todavia no aparece Jeremy en escena ¬¬. xD y eso que es el capitulo 7.  
 
Que disfruten el capi!

0 comentarios:

Seguidores

Bienvenid@s

En el blog encontraran informacion sobre libros, pelis, descargas, novedades, nuevas sagas, y mucho mas...

Es un blog que poco a poco va creciendo, y gracias a ustedes y con sus comentarios lo va a seguir haciendo.

Espero que disfruten la lectura de mis posts, y no se aburran de mis comentarios :P.

Besos y disfruten la lectura ;)


Puntuaciones:

Genial a la 10ma potencia
Muy buenos
Bueno
Regular
Desastroso



Aviso: Las descargas aqui ofrecidas de traducciones son sin animo de lucro, y para disfrute del lector, que muchas veces se ve imposiblitado/a de leer estas grandiosos libros porque aun no se publican en su pais. En su mayoria, estan puestos los creditos, si me olvide alguno pueden avisarme, asi lo agrego. Si les han gustado los libros y tienen posibilidades de comprarlos, haganlo para apoyar a las editoriales.

Para aviso de links caidos:
nightangelsbooks@hotmail.com







Mi lista de blogs

Páginas vistas en total

Etiquetas

Suscripciones por email

Escribe tu mail aqui:

Delivered by FeedBurner

Chat Night Angels Books

Contador online

A cantar!! :)

Afiliame

Para afiliar tu blog con el mio, copia el siguiente codigo en tu blog: Banner 1 Banner 2

Esperando...

Proyectos terminados

02.1 Divididos - Kelley Armstrong 02.2 Disenchanted - Kelley Armstrong Unlimited Free Image and File Hosting at MediaFire
Con la tecnología de Blogger.

Entradas populares

About Me

Mi foto
Cd. de Buenos Aires, Argentina
Me gusta traducir como hobbie, y también soy colaboradora en algunos blogs en mis tiempos libres. Tambien me encargo de responder consultas para Ceramica Roxi. Mi nombre es Roxana pero much@s también me conocen como Siennah, l@s invito a leer y conocer los Blogs en los que participo. Que lo disfruten! XOXO